Hola [email protected]!

Lo primero de todo quiero felicitaros el año y lo segundo aconsejaros que bebáis mucha pero que mucha agua para combatir la resaca. Como he recibido el año antes y por lo tanto, me he levantado antes, he podido ver algunas Stories en IG y me he echado unas risas con las fotos y felicitaciones de la gente. Es fantástico ver cómo las familias y amigos se reúnen para celebrar la última noche del año.

[email protected] deseando una feliz entrada de año, [email protected] cantando al compás de una guitarra, abuelitas soplando matasuegras, antifaces de colores, brindis con vasos de plástico, jarras o copas de champán, “macarenas” grupales, vestidos preciosos de fiesta, lacasitos sustituyendo a las tradicionales uvas, mesas con platos de langostinos, paté, queso, jamón y turrón, fuegos artificiales, confetis de colores, deseos de año nuevo desde Portugal, Vietnam, Nueva York, Tailandia, Camboya, Francia, República Checa…pero sobre todas las cosas lo que más he visto, han sido sonrisas.

La Noche Vieja en mi ciudad natal, Pamplona

Como dato curioso os quiero contar que en mi ciudad natal, Pamplona, si pasas de ir a un cotillón, es tradición que la gente se disfrace en Nochevieja sobre todo eligiendo una temática en cada cuadrilla. Hay gente que se compra los disfraces ya hechos en las tiendas más conocidas de la ciudad pero otros nos lo curramos y nos los hacemos nosotros mismos. Me he disfrazado de Tortuga Ninja, Mario Bros, caja sorpresa, batamanta, Hiedra Venenosa ( Batman), un montón de cosas! Es muy divertido y ver disfrazada a la gente por la calle no puede ser más gracioso. Hay cuadrillas que llevan cosas muy originales y al día siguiente salen en las noticias locales o incluso en el periódico como fue el caso de mis amigas hace unos años.  Que no perdamos las buenas costumbres!

star-wars

No paso la Nochevieja en España desde hace tres años así que no, yo no soy esa personita bajo el disfraz de Darth Vader, es mi amiga Sara. En 2016 estaba en Brisbane y el 2017 lo recibí en Gold Coast pero ayer celebré la última noche del año en Chiang Mai, Tailandia y os voy a contar qué hice en el último día del año.

La última noche del año en Chiang Mai

Empezamos el día visitando Wat Phrathat Doi Suthep que es uno de los templos por excelencia más famosos de la ciudad fundado en 1383. Nosotros accedimos en taxi ya que está a unos 15 Km de Chiang Mai y se encuentra en la montaña Doi Suthep que es de donde recibe a su vez el nombre. La entrada vale 30 Bahts que al cambio son 0,77€. El acceso a este templo cuenta con más de 300 escalones custodiados a ambos lados por una Naga donde además si te fijas, en cada escalón podrás ver los nombres de las personas que han hecho donaciones al templo.

Si tienes dificultades para subir las escaleras, también hay un cable car y el ticket cuesta 20 Baths. Puedes usarlo para subir y bajar y está situado cerca de los cajeros. Tuve la ocasión de visitar este templo también por la tarde y lo recomiendo mucho más. Uno porque está menos masificado y dos, porque a las seis de la tarde es la última oración de los monjes y puedes disfrutar de este momento mientras el atardecer anaranjado cae sobre la pagoda dorada. Un momento único que nuestro guía Pablo nos descubrió. Si tienes la oportunidad, visita el templo con un experto como yo hice con él. De esta manera, vas a entender mejor la simbología de todo lo que os rodea y los ritos e historias que forman parte de la creencia budista como por ejemplo, por qué hay un elefante blanco en este recinto o qué son esas hojas colgando que hay en el templo entre otras cosas.

tai 1

Ya a la tarde cogimos un tuk tuk por 120 Bathts ( el primero que nos paró no nos bajaba de 500 Baths que era excesivo) y nos dirigimos al Sunday Night Market donde habían montado un escenario en la plaza de Three Kings Monument y disfrutamos de danzas tailandesas. Cuando llegamos que ya había oscurecido, se empezaban a ver las primeras linternas decorando el cielo junto a una luna inmensa.

tai 2

El ambiente que se respiraba en este mercado es una maravilla. Puestos de comida, gente conversando animadamente, turistas comprando recuerdos, humo que sale de las barbacoas, vendedores cortando coco, gente relajándose con masajes, niños correteando con la cara manchada de chocolate, una mujer regateando el precio de unas pashminas, voces de los locales ofreciendo dulces, figurillas de Buda, preciosos óleos del paisaje tailandés, miniaturas de huevos fritos como aperitivo, mangos…todo bajo un manto de linternas.

Más entrada la noche fuimos hacia Tha Phae Gate donde nos juntamos con unos amigos que he tenido el placer de conocer en esta aventura en Chiang Mai. Ya a penas quedaban unos minutos para que dieran las 12 y todos las personas estaban lanzando al aire sus linternas. También hubo gente con poca práctica que acabaron apagando el fuego con el pie por soltar la linterna antes de tiempo y un chico con el pelo muy voluminoso al que el fuego le rozó un poco el pelo pero con unas palmaditas lo pudo solucionar. Menos mal!

Las llamas junto con el calor que estas originan y la aglomeración de la gente producían en el ambiente una sensación cálida que junto con el fervor del momento y las ansias de los celebrantes crearon un momento místico. Todo ello sumado a un cielo que se llenaba de infinitas luces y deseos de prosperidad. Y de esta manera dieron las 12 en mi reloj.

tai 4

Si quieres reservar con antelación algunas excursiones disponibles en inglés a continuación te dejo las más populares.


 

 

 

 

 

 

Hasta la próxima [email protected]!

Feliz año 2018!

Muak!